CABERO FLEX CLOSE ahorra considerablemente costos operativos.

Un pensamiento

En la termodinámica y para adquirir un posible incremento en la eficiencia, se aplica el enfoque en gran parte al fluido (refrigerante) y las capacidades especificas térmicas que corresponden a estas sustancias. De igual manera sucede en el intercambiador de calor con funcionamiento en seco.

Como se sabe, el agua tiene un calor especifico (a 20 °C) de 4185 kJ/kg x K. Cuando se usa un anticongelante, por ej.: Etilenglicol 35% y agua 65% la capacidad térmica específica se reduce a aproximadamente 3640 kJ/kg x K.

En términos puramente matemáticos, solo 8691 kg/h actuarían como la fuente de energía real a un flujo másico de 10000 kg/h. Esto significa que poco más del 13% del flujo másico no está disponible para el proceso de enfriamiento real. Sin embargo, esto también debe tenerse en cuenta en el dimensionamiento de la tubería, las válvulas de control y también en el diseño general del sistema de los intercambiadores de calor, bombas, etc.

Si se pudiese reducir el anticongelante o incluso prescindir de él por completo, se lograría un aumento significativo en la eficiencia de la instalación. Como resultado de esta medida, se pudieran lograr equilibrios energéticos, mejorados y también Footprints más pequeños en las instalaciones.

Aunque, ¿qué hacemos en temperaturas inferiores a < 0 °C y cómo se evita la congelación de las líneas del serpentín aquellas que se encargan de movilizar el fluido en la unidad, especialmente en los intercambiadores de calor secos, ya que, a diferencia de las tuberías, ¿estas no pueden aislarse?

Hablando técnicamente, hay dos enfoques prometedores que se han valorado durante muchos años, pero que dependen del tipo de operación de un sistema.

La solución

La primera solución sería, que después de paralizar el sistema tendríamos que movilizar el agua que se encuentra en el intercambiador a una sala con temperatura positiva y esto en cuestión de segundos por medio un vaciado del agua. Para este propósito, CABERO utiliza sistemas patentados que tienen en cuenta el vaciado mediante la gravitación. El intercambiador de calor se instala en el equipo bajo un ángulo de inclinación para garantizar el total drenaje del agua. Este sistema se llama CABERO SDS (Self Drainage System)= Sistema de auto drenaje.

La segunda solución es apagar la convección natural (libre) en el intercambiador de calor en la medida de lo posible después de apagar la ventilación forzada (ventiladores) y, por lo tanto, reducir significativamente el intercambio de calor en el enfriador seco. Esto se hace usando persianas con el nombre del sistema CABERO FLEX CLOSE.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, el uso y el tipo de sistema deben tenerse en cuenta y, por lo tanto, solo se usa uno de estos dos sistemas.

Con el sistema CABERO FLEX CLOSE, no es necesario un vaciado del agua, aquella que se encuentra en el serpentín del intercambiador de calor, la interrupción de la convección natural es de gran importancia, pero ciertamente no es la solución técnica perfecta para evitar el congelamiento.

El concepto del sistema es decisivo, ya que cuando el sistema está parado, se debe tomar en cuenta la temperatura exterior del ambiente y la temperatura del agua durante los períodos de heladas, debido a que quedan restos de agua en las tuberías por donde se movilizan, y este circuito de agua generalmente debe calentarse en modo bypass.

El valor agregado

Si bien operar con agua en lugar de una mezcla de agua y anticongelante permite reducir los costos de operación hasta en un 15%, el calentamiento del circuito de agua en caso de heladas también debe tenerse en cuenta en el balance de energía, en la medida en que no se pueda utilizar calor residual.

Aunque el aporte de energía es relativamente bajo, puede influir en el balance de costos operativos. Especialmente cuando el calentamiento del ciclo del agua debe mantenerse durante un período de tiempo más largo.

Si bien la esperanza de grandes ahorros tendrá que corregirse, aunque el sistema general del sistema sigue siendo atractivo.


Se ha descubierto que el uso de los sistemas CABERO FLEX CLOSE en combinación con agua o con un contenido muy bajo de anticongelante (por ejemplo, 5%) se recomienda en las siguientes condiciones:

  • Períodos cortos de heladas (como en regiones del sur como grandes partes de España, sur de Italia, sur de Francia, etc.).
  • Carga de calor constante en un mínimo de dos, óptimamente operación de tres turnos (con períodos de congelación más largos).
  • Instalaciones con menos pero constante calor residual incluso en los períodos de invierno.

Técnica de control

Por supuesto, esta aplicación es compatible con CABERO técnica de control. Las funciones de monitoreo (generalmente redundantes) como monitores de protección contra heladas, medidores de flujo, sensores de temperatura exterior, sensores de temperatura media, control de velocidad del ventilador, etc. deben determinar el estándar.

A veces se utilizan para recopilar los datos, pero principalmente para garantizar que se pueda utilizar la protección contra heladas.

CABERO FLEX CLOSE también está disponible para los ventiladores en el caso de requerirse. Esto separa el intercambiador de calor en la carcasa del dispositivo del medio ambiente. Esto evita cualquier convección libre y reduce aún más la entrada de energía durante los períodos de heladas.

Bajo petición, el control puede bajar por partes (parcialmente) las persianas durante el uso del «sistema adiabático» para garantizar la protección contra el viento en las boquillas de pulverización y lograr una mejor saturación del aire (lo que aumenta significativamente la eficiencia del efecto de evaporación).

 

La «solución del rey» para períodos más largos de heladas es ciertamente el uso de CABERO FLEX CLOSE y CABERO SDS (sistema de auto drenaje). Esta combinación puede hacer frente a casi todas las condiciones de funcionamiento y no requiere calentar el ciclo del agua durante los períodos de heladas.

Publicaremos un artículo separado bajo el título «CABERO ENGINEERED TO SUCCED» en la semana 30/2020, que utiliza números de casos, datos sobre varios tipos de sistemas para considerar el balance de energía y los costos operativos en la red general y muestra las ventajas y posibles desventajas.

Tiene la opción de suscribirse a este artículo por adelantado de forma gratuita. Esto se le enviará por correo electrónico dos días antes de la publicación.

Por supuesto, nos complace responder cualquier pregunta que pueda tener.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *